PRECISIONES AL Sr. Mendoza POR MAL INFORMAR A LA OPINIÓN PÚBLICA SOBRE EL AEROPUERTO DE CHINCHERO.

logotipo_kunturwasi_cmyk

Lima, 18 de mayo de 2017. Por el bien de la opinión pública, la transparencia, veracidad y ética, Kuntur Wasi informa que la columna de opinión “Chinchero con cambio”, escrita por el Sr. Juan Mendoza y publicada en Perú 21, realiza una serie de comentarios inciertos sobre el proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero.

Por tal motivo, Kuntur Wasi desea aclarar uno por uno (con argumentos públicos, demostrados y veraces) todos los puntos que el Sr. Mendoza cita en su artículo, y que evidencian falta de conocimiento sobre el proyecto:

1. El Sr. Mendoza afirma que “De acuerdo al contrato, KW se obligaba a construir el aeropuerto a su cuenta y riesgo para lo cual debía conseguir financiamiento. El Estado, a cambio, le iba a pagar $265 millones más los intereses del financiamiento una vez que Chinchero estuviera en operación.”

• Esto es falso. De acuerdo al contrato de concesión, el Estado se obligó a pagar el 76% del Aeropuerto Internacional Chinchero – Cusco (US$ 145 millones para el mov. de tierras y US$ 265 millones para la construcción). El 24% restante del proyecto lo pone de su bolsillo el consorcio, además de cualquier futura inversión durante la operación del aeropuerto. Los porcentajes de inversión han sido y son los mismos desde la licitación del proyecto.

• Cuando se presentó el concurso, el presupuesto máximo sin intereses que tenía previsto invertir el Estado para la construcción de esta obra era de US$ 602 millones en total, incluyendo el movimiento de tierras. La propuesta de KW le generaba al Estado una inversión 32% menor que la prevista al inicio (US$602 millones vs. US$410 millones).

• Sin embargo, pese a que el Contrato de Concesión y las bases del mismo se encuentran en internet, se ha informado falsamente a la opinión pública, difundiendo información incorrecta que de ninguna manera calza con el Contrato de Concesión ni con ningún otro documento posterior.

2. El Sr. Mendoza menciona que “El contrato era malo porque: (1) No fijaba el plazo que tenía KW para presentar su propuesta financiera”

• El contrato de concesión no es malo por no tener una fecha, pues KW sí presentó su cierre financiero en junio de 2015. El Estado aprobó el fideicomiso en abril de 2016 y OSITRAN emitió opinión favorable en julio de 2016.

• Si KW decidiera retrasar la entrega del cierre financiero, el único perjudicado sería el propio consorcio, pues el tardío inicio de obras retrasaría el inicio de operación del aeropuerto, y por ende el consorcio contaría con menor tiempo para la generación de ganancias.

3. El Sr. Mendoza indica que “el acuerdo 1671-491-14 de Ositran de enero de 2014 permitía inferir que la tasa de interés debería de ser alrededor de 9.5%. Con certeza, KW conocía este acuerdo pues el mismo fue publicado en El Peruano y en Proinversión.”

• El informe citado por el Sr. Mendoza (enero de 2014) no se basa en la última versión del Contrato de Concesión ni en ningún documento contractual relevante. Inclusive, el informe de la CAF ratifica que ello no fue trasladado al Contrato de Concesión. De otro lado, las bases del concurso, que también son públicas, exigían que compitieran valores corrientes, refiriéndose únicamente al costo físico de la obra, es decir, sin intereses. En adición, la opinión de OSITRAN no es jurídicamente vinculante.

4. El Sr. Mendoza dice que “En julio de 2016, KW presentó una propuesta financiera leonina pues contemplaba una tasa de interés superior al 22%. Con ello, el Estado no solo tenía que pagar $265 millones por el aeropuerto sino $587 millones en intereses.”

• Esto es falso. KW presentó una estructura de financiamiento con una tasa de interés (de acuerdo al mercado) del 7.89%. No obstante, el Estado exigía en el contrato:

o No pagar capital ni intereses durante los primeros 5 años (periodo de gracia)
o Pagar el préstamo en los 15 años posteriores al período de gracia.
o Ambos factores estaban estipulados en el contrato y KW consiguió el financiamiento ateniéndose a ellos.

• El Banco de Desarrollo de América Latina – CAF, indicó en su informe del 7 de noviembre de 2016, que la estructura financiera propuesta por KW es adecuada y se encuentra dentro de las estructuras de financiamiento más eficientes para financiar este tipo de Proyectos.

• Al respecto, el 13 de octubre de 2016, en un informe remitido al MTC, Contraloría respaldó la interpretación de KW del contrato y le recomendó al Estado negociar con el concesionario el importe a pagar.

5. El Sr. Mendoza dice que “Miente quien diga que con la adenda se le ahorra plata al fisco. Lo que la adenda hace es convertir al Estado en el banco de KW a cambio de nada pues mantiene el plazo de 40 años de usufructo del aeropuerto”.

• Esto es falso. Con la adenda el Estado no se convierte en el banco de KW. KW ganó la licitación pública porque fue el postor que presentó la oferta económica más barata y favorable a los intereses del Estado. La propuesta económica de KW tuvo dos elementos de competitividad relevantes: (i) Se estableció el costo de 265 millones de dólares, suma menor a las propuestas de 411 y 348 millones de dólares ofertadas por el resto de postores, y (ii) Se comprometió a devolver al Estado el 100% de su inversión.

• Las condiciones favorables para el Estado Peruano no han cambiado con la aprobación de la adenda al Contrato de Concesión.

• La única diferencia entre el Contrato de Concesión por adhesión y la adenda es el financiamiento del Estado. En el Contrato de Concesión el deber del concesionario era conseguir el financiamiento para el Estado a través de la banca internacional, en tanto que el Estado se comprometía a pagar a partir del sexto año el capital más los intereses devengados durante los cinco años anteriores. Mientras que en la adenda es el Estado quien se financia directamente.

• La aprobación de la adenda significó para el Estado dejar a un lado el escenario donde debía pagar a la banca internacional el capital más los intereses acumulados durante cinco años, y en su lugar optar porque sea el propio Estado quien asuma directamente el financiamiento del proyecto.

• El Ministerio de Economía y Finanzas mediante el Informe N° 016-2017-EF/68.01 del 27.01.2017, suscrito por el Director General de la Dirección General de Política de Promoción de la Inversión Privada del MEF, Sr. Camilo Carrillo Purín, que consolida el dictamen técnico de todas las áreas técnicas del MEF, opinó favorablemente para la aprobación de la adenda al Contrato de Concesión.

• Lo señalado por el Sr. Mendoza afirma que la adenda convierte al Estado en el banco de KW a cambio de nada, y asegura un “faenón para KW”. Dicha información no resiste ni el más mínimo análisis de corroboración. La aprobación de la Adenda evita al Estado pagar una importante cantidad de dinero a la banca internacional por intereses acumulados durante cinco años, y en su lugar le permite asumir directamente el costo del financiamiento.

• A la fecha KW no ha recibido ni un centavo por parte del Estado, teniendo por el contrario una pérdida potencial de 40 millones de dólares. KW ha invertido US$7 millones para obtener el financiamiento de la banca internacional para el Estado conforme fue establecido en el contrato de concesión antes de la aprobación de la adenda, inversión que se ha perdido por la decisión del gobierno de asumir directamente el costo del financiamiento. KW ha invertido aproximadamente 33 millones de dólares en procedimientos administrativos, ingeniería, permisos y en los Estudios de Impacto Ambiental para la ejecución del proyecto.

• Por otro lado, es falso que haya un usufructo por 40 años, considerando que los 40 años empezaron a correr a la firma del contrato. Al día de hoy han pasado 3 años, y aún se tiene que ejecutar el movimiento de tierras y construcción (5 años).

• La interpretación y análisis de un contrato de licitación requiere tener en cuenta diversas variables que permitan determinar su génesis y la ingeniería financiera que lo sustenta. Sin embargo, lo publicado por Peru21 omite realizar el mínimo esfuerzo para corroborar sus afirmaciones.

• El Sr. Juan Mendoza atribuye un faenón para KW. La palabra “faenón” evoca actos de corrupción, por lo que se trata de una imputación grave y seria de la comisión de dicho delito. Sin embargo Kuntur Wasi no ha recibido ni un centavo del Estado, no existiendo ninguna explicación coherente y consistente para realizar tal imputación en su contra.

• La publicación difundida tergiversa la realidad de los hechos y tiende a mancillar el derecho al honor y la buena reputación de nuestra empresa y sus empleados.

6. El Sr. Mendoza dice que “¿No es sospechoso que los competidores de KW hayan ofrecido $348 y $411 millones por Chinchero? ¿Acaso KW se “tiró al piso” para ganar la buena pro a sabiendas que con la adenda “hacía su agosto”? ¿Fue la adenda un salvavidas financiero a KW?”

• Esta interrogante es meramente especulativa y no tiene sustento alguno pues, cuando se presento la propuesta de KW, no se sabía que iba a ser la mejor propuesta del concurso. Podría ser más sospechoso que otros postores solicitaran mayor financiamiento.

• El Sr. Mendoza está planteando que al momento de firmar el contrato, el consorcio “predecía” que el Estado solicitaría elaborar una adenda pasados 3 años de proyecto, considerando un cambio de Gobierno, con otros dirigentes y otros asesores. ¿Ese es su criterio?

• La adenda no beneficia de ninguna manera a KW. Desde el inicio de la concesión, KW cuenta con los recursos para financiar su parte del proyecto, parte que no ha variado con la adenda. La adenda NO incrementa el monto asumido por el Estado, quien sigue aportando los US$410 millones con los que se comprometió al firmar el contrato.

Agradecemos considerar la verdad relacionada al proyecto, a fin de no confundir a la opinión pública en futuras entrevistas sobre el AICC.

Atentamente,

 

Jose Carlos Balta
Gerente General
Sociedad Aeroportuaria Kuntur Wasi S.A.